1888 – Desembarco de los restos de Domingo F. Sarmiento

Sucedió en el muelle de pasajeros, el 21 de septiembre de 1888. en Buenos Aires.

Llegan a Buenos Aires los restos mortales de Domingo F. Sarmiento, fallecido el 11 del mismo mes en la ciudad de Asunción, República del Paraguay y fueron sepultados en el Cementerio de la Recoleta, provisoriamente en la cripta que guarda los restos de su hijo adoptivo “Dominguito”.

Había sido despedido con todos los honores en Asunción del Paraguay, y su féretro, que cumpliendo con sus deseos, cubierto con las banderas de Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay.

Luego de una emotiva ceremonia, fue trasladado hacia Formosa donde se lo embarcó en el «ARA San Martín», un buque de la armada argentina especialmente enviado para traerlo a su patria.

En su paso hacia Buenos Aires, se detuvo en Corrientes y en la Catedral de esa ciudad, se celebró una solemne Misa con la presencia de las autoridades provinciales y de gran cantidad de asistentes, deseosos de despedirse del ilustre sanjuanino, lo mismo que sucedió en su paso por Rosario y luego San Nicolás. .

Finalmente, luego de un viaje que duró 7 días, los restos de Sarmiento llegaron a Buenos Aires al mediodía del 21 de setiembre de 1888.

Lo recibió una multitud compacta y conmovida que le rindió sentido homenaje. Una vez desembarcados los restos mortales del prócer, varios oradores hicieron uso de la palabra, entre ellos Aristóbulo del Valle, Osvaldo Magnasco, Agustín de Vedia y Paul Groussac. y el entonces vicepresidente de la Nación, doctor Carlos Pellegrini, quien dijo, entre otras palabras, que Sarmiento” había visto más lejos en el porvenir los destinos de nuestra Patria . y quien mejor había comprendido los medios de alcanzarlos”