1821 – San Martín fundó la Biblioteca Nacional de Perú

En 1821 el general San Martín fundó la Biblioteca Nacional de Perú en Lima, a partir de una iniciativa originada por su ministro de Guerra y de Gobierno, Bernardo de Monteagudo.

La Biblioteca Nacional de Perú (BNP) es una institución pública ubicada en la ciudad de Lima, que depende del Ministerio de Cultura de ese país. El establecimiento contiene una colección de libros, periódicos, revistas, manuscritos y documentos históricos, públicos, comunales y particulares. También incluye filmes y fotografías. Actualmente cuenta con dos sedes, ambas en la capital peruana y abiertas al público: la más moderna está ubicada en la Avenida de la Poesía del distrito de San Borja y el edificio original está situado en la Avenida Abancay en el distrito de Lima.

Te puede interesar...Frigorífico La Negra: Su historiaFrigorífico La Negra: Su historia

En 1821 el general fundó en Lima la Biblioteca Nacional de Perú a raíz de una iniciativa de su ministro de Guerra y de Gobierno, Bernardo de Monteagudo. Mediante un decreto, el funcionario indicó que se trataba de “uno de los medios más eficaces para poner en circulación los valores intelectuales”. San Martín donó cerca de 700 libros a la biblioteca, en tanto que Monteagudo donó su biblioteca personal.

En sus orígenes la biblioteca contaba con 11.000 libros provenientes de las confiscaciones que realizaron las autoridades del Virreinato del Perú a los jesuitas, los cuales fueron expulsados de los dominios españoles en 1767. Sin embargo, con el correr del tiempo la Biblioteca Nacional de Perú ha tenido que enfrentar diversos acontecimientos, muchos de ellos poco gratos.

Te puede interesar...1902 – Se estrena Canillita en el teatro La Comedia1902 – Se estrena Canillita en el teatro La Comedia

Entre 1823 y 1824, en medio del proceso de consolidación de la , el establecimiento sufrió el ingreso de las tropas realistas a Lima, lo que originó la pérdida de una parte de la colección con la que contaba al momento de su inauguración.

Posteriormente, el 10 de marzo de 1881, tras la entrada y ocupación de Lima por parte del ejército chileno durante la Guerra del Pacífico, la tropa chilena comenzó a ocupar diversos recintos culturales, entre ellos la Biblioteca Nacional de Perú. Los chilenos incautaron objetos y bienes científicos y culturales, tales como instrumentos, herramientas, muebles y libros, con el fin de llevarlos a Chile por vía marítima. La biblioteca contaba con una cifra estimada de unos 35.000 a 50.000 volúmenes, entre los que se encontraban incunables, manuscritos, libros que habían sido impresos por primera vez en América y las Memorias de los Virreyes (es decir, documentos que cada virrey de Perú realizaba después de su mandato). Dicho material fue requisado por parte de las tropas chilenas. Sin embargo, varios textos se perdieron en las aduanas en el trayecto a Chile, ya que la prioridad era el armamento, por lo que un buen número de libros quedó en manos de particulares en territorio peruano.

Te puede interesar...Los alimentos americanos que saciaron la hambruna europeaLos alimentos americanos que saciaron la hambruna europea

Reinauguración de la Biblioteca Nacional de Perú

En noviembre de 1883 Ricardo Palma fue nombrado director de la Biblioteca Nacional de Perú. A los pocos días, el funcionario informó que había unos 700 ejemplares en la biblioteca y él mismo realizó una campaña de recolección de libros casa por casa. En 1884 el establecimiento fue reinaugurado y Ricardo Palma solicitó a Chile la devolución del material sustraído por las tropas de ese país. Por orden del presidente Domingo Santa María, Perú recibió la devolución de 30.000 libros. De todos modos, diversos textos peruanos permanecieron en Chile mucho tiempo después y los gobiernos de ambos países iniciaron conversaciones para su devolución. A su vez, por orden del gobierno de Perú, el arquitecto Michele Trefogli reformó sustancialmente el edificio de la Biblioteca Nacional de Lima.

La Biblioteca Nacional de Perú se incendió en 1943

El 10 de mayo de 1943 un incendio destruyó buena parte del material de la biblioteca. En ese momento su director era Carlos A. Romero y no hizo las denuncias correspondientes para conservar su puesto y tampoco colaboró con los jóvenes catalogadores. El establecimiento contaba para aquel entonces con 200.000 volúmenes aproximadamente.

Tras el incendio, el gobierno de Manuel Prado nombró a Jorge Basadre como director de la Biblioteca Nacional. Basadre logró levantar nuevamente al establecimiento y emprendió la inmediata reestructuración del material bibliográfico, la formación técnica del personal y la reconstrucción del edificio principal.

En 1970 se iniciaron las tareas de ampliación del edificio de la biblioteca. En 1986, bajo la dirección de Juan Mejía Baca, se consiguió el terreno para la futura nueva sede, cuya construcción se inició en el distrito de San Borja en 1992 y se concluyó en 2006.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies